Cómo pueden ayudarnos los betaglucanos a mejorar nuestras defensas

Cómo pueden ayudarnos los betaglucanos a mejorar nuestras defensas

En las épocas de cambio de estación y sobretodo, cuando se acercan los meses de frío, nuestras defensas cobran especial importancia ya que pueden verse debilitadas y será entonces cuando la prevención y la ayuda extra hacia las mismas será de gran importancia. En las siguientes líneas vamos a hablar de uno de los ingredientes que más nos puede ayudar a la hora de reforzar nuestro sistema inmune, los betaglucanos.

 

Los betaglucanos y nuestro Sistema Inmunitario

Lo primero que debemos conocer, es qué es y como funciona nuestro sistema inmunitario, también llamado sistema inmune. Nuestro sistema inmune se encarga de proteger a nuestro organismo de los patógenos, tanto previniendo su acción como actuando sobre aquellas células ya afectadas. De forma muy general, podemos decir que nuestro sistema inmune consta de dos partes, la parte que nos viene de forma innata, y la que adquirimos durante nuestra vida. La inmunidad innata comprende nuestras propias células inmunitarias, programadas para reconocer a los posibles agentes externos de nuestro cuerpo y procurando su eliminación. Por otra parte, la inmunidad adquirida hace referencia a aquellas células o mecanismos de defensa que nuestro organismo ha ido integrando tras sufrir un primer contacto o a través de vacunas. De esta forma, cuando éste elemento se presenta de nuevo, el sistema inmune lo recuerda y lo reconoce como un patógeno.

Una vez conocida la función y la estructura de nuestro sistema inmunitario, vamos a empezar a conocer un poco mejor a los betaglucanos. La estructura de los betaglucanos es la misma que la de cualquier otro hidrato de carbono, por tanto, lo que encontramos son unas largas cadenas formadas por gran cantidad de moléculas de glucosa, todas ellas enlazadas por una unión glicosídica. Esta estructura hace que los betaglucanos tengan una forma tridimensional.

 

¿Dónde podemos encontrar los betaglucanos?

Los betaglucanos los podemos encontrar sobretodo en la pared celular de hongos y levaduras, a la cual le otorgan la firmeza necesaria, para que las células puedan realizar sus funciones. Este tipo de células con presencia de betaglucanos, las podemos encontrar en vegetales, en los que actúan de sostén de los tejidos, donde los betaglucanos actúan como fibra saludable de las plantas. También los encontramos en las levaduras, un tipo de hongo que se encarga de fermentar los hidratos de carbono simples produciendo otras diferentes sustancias. La más conocida es la levadura Saccharomyces cerevisiae, utilizada en la fermentación del vino y la cerveza, por ejemplo.

Los betaglucanos también se encuentran en algunos tipos de algas marinas, y sobretodo, en algunos hongos, incluidas las setas, y entre ellas, debemos destacar especialmente el Reishi, con unas propiedades muy beneficiosas para nuestra salud, como el hecho de actuar a favor de nuestro sistema inmunológico; el Shiitake, el cual reforzará nuestras defensas para hacer frente a los virus; el Maitake, al cual se le atribuye la capacidad de aumentar nuestra resistencia frente a ciertas enfermedades; y el Matsutake, también conocida por sus múltiples bondades sobre nuestra salud.

 

La importancia de los betaglucanos

Lo primero que debemos saber acerca de los betaglucanos es que son considerados como estimuladores naturales de nuestro sistema inmune. Dicho esto, debemos tener en cuenta, que la cantidad o concentración de betaglucanos de un alimento no será un factor clave a la hora de su importancia ya que en este caso se primará mucho más la calidad de los betaglucanos que no la cantidad de los mismos. Por tanto, lo que realmente resultará determinante a la hora de hablar de la efectividad de los betaglucanos será su estructura y formación. Por ejemplo, en el caso de las setas que hemos descrito anteriormente, lo más importante y destacable es el hecho de que sus betaglucanos están enlazados por uniones glicosídicas, en forma de estructura en dos dimensiones, enrollada por una triple hélice, igual que pasa con la estructura de nuestro ADN.

Es precisamente este detalle, el que determinará la importancia de los betaglucanos, ya que de esta forma interactuarán de forma eficaz con los receptores celulares, desencadenando la respuesta inmunitaria deseada. Para entenderlo mejor, podemos imaginarnos su actuación, como si de una llave se tratase, al girar dentro de una cerradura, y activando el mecanismo.

Hay otros factores que determinarán su importancia y su eficacia. Además de la cantidad de triples hélices que conforman los betaglucanos, también será de gran importancia si éstas están intactas o no, el peso molecular de las mismas, el tipo de unión a otras moléculas etc. Por todos estos aspectos, es por los que debemos saber que, lo más importante de los betaglucanos, no es la cantidad, sino la calidad de los mismos. Por tanto, será mucho más efectiva una ingesta modesta de betaglucanos de alta calidad, que una gran ingesta de un tipo de betaglucanos de baja calidad.

 

Betaglucanos como moduladores de nuestra respuesta inmunitaria

Donde realmente radica la importancia de los betaglucanos es en su capacidad para modular nuestro sistema inmune. La intensidad de esta modulación, como ya hemos comentado, no dependerá de la cantidad de los betaglucanos, sino de la calidad de la fuente de procedencia de los mismos, y por tanto, de su tipo molecular. De estos factores dependerá la capacidad de engrasar la maquinaria de las células de nuestro sistema inmune. Éstas células son tanto macrófagos, como neutrófilos, monocitos, o las células NK, llamadas Natural Killer.

Precisamente esta acción de activación de nuestra respuesta inmunitaria es la principal y anhelada función de los betaglucanos, de los cuales dependerá la respuesta inmune de nuestro organismo, para combatir las diferentes agresiones tanto externas como internas que nos afectan y que se manifestará potenciando la fagocitosis, es decir, el proceso por el que nuestros macrófagos neutralizarán y eliminarán aquellas sustancias extrañas que quieran invadir nuestro organismo.

Por último, debemos destacar que los betaglucanos no solo están disponibles en los alimentos que hemos descrito anteriormente, sino que existen gran variedad de suplementos dietéticos que los incluyen, una ingesta de los cuales, puede repercutir de forma beneficiosa para controlar y subsanar algunos problemas de nuestra salud.

  

Vitae Immunovita: estimula tus defensas y préparate para la llegada del frío

Laboratorios Vitae dispone de la línea de productos Immunovita, formulados a base de betaglucanos, vitaminas y minerales que contribuyen al mantenimiento del sistema inmune.

En particular, Vitae Immunovita contiene el extracto Yestimun, a base de 1,3-1,6 betaglucano patentado, con estudios que confirman su acción sobre el sistema inmune.

Además la fórmula está complementada con vitamina D3 y zinc, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario, y también vitamina B6, que ayuda a reducir el cansancio y la fatiga. 

Una cápsula de Immunovita contiene 250mg de betaglucano de alta calidad ideal para estimular el sistema inmune y aumentar las células de defensa de nuestro organismo. 

Además, también existe un formato infantil, Immunovita Kids sobres, con una concentración menor de los activos descritos y que permite una dosificación más controlada según la edad.

 

Si tienes cualquier duda o consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Nuestros expertos te atenderán a través del chat online, el teléfono o whatsapp 6087200844 o el mail info@satisfarma.com

Deja una respuesta

* Nombre:
* e-mail: (No publicado)
   Web: (URL webhttp://)
* Comentario
Introduce el código