Diabetes

Diabetes

Filtros activos

El hecho de tener diabetes, quiere decir que nuestro cuerpo no puede producir o utilizar de forma adecuada la insulina, y esto se traduce en que tenemos una elevación del nivel de glucosa o azúcar en nuestra sangre. Llevar una alimentación sana nos ayudará a mantener el azúcar de la sangre en un nivel adecuado y controlado, y esto será una parte fundamental a la hora de manejar la diabetes ya que si controlamos el nivel de azúcar en sangre, estaremos previniendo otras complicaciones derivadas de la diabetes.

El diagnóstico de diabetes es sinónimo de tener que adoptar nuevas rutinas para obtener el mayor bienestar y calidad de vida posibles. De hecho, la dieta recomendada para una persona con diabetes no es distinta a la que debería seguir el resto de la población. La principal diferencia es que las personas con diabetes deberán mantener un equilibrio entre los alimentos que ingieren, la insulina, los medicamentos y el ejercicio físico para poder controlar el nivel de glucosa.

Hábitos saludables en casos de diabetes

Es frecuente que muchas personas con diabetes, sobretodo diabetes tipo II, presenten obesidad. Si es el caso, lo importante será seguir una dieta baja en calorías para perder peso y para alcanzar aquel que esté lo más cercano posible al peso ideal. Esto es importante, ya que se sabe que la pérdida de peso mejora el nivel de azúcar en sangre, el nivel de colesterol, de triglicéridos y la tensión arterial.

Siguiendo con este objetivo, el hecho de realizar alguna actividad física es igualmente útil para controlar nuestro peso corporal. Lo más recomendable es realizar algún ejercicio físico de forma diaria, y si éste es prolongado, deberemos tomar antes un alimento rico en hidratos de carbono para prevenir hipoglucemias, ya sea una fruta, un batido o un yogur.

Otro hábito que consideramos importante es el hecho de realizar cinco comidas diarias. En lugar de realizar 3 comidas abundantes al día, que es lo que hace la mayoría de la población, lo mejor es fraccionarlas en al menos 5, por ejemplo en desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Así estaremos evitando las fluctuaciones en los niveles de glucemia a lo largo del día, mejorando así el control de la diabetes.

Otro hábito, en este caso a evitar, es el consumo de alcohol, que es un potente hipoglucemiante, y por tanto, deberemos consumirlo siempre en cantidades moderadas y siempre acompañado de las comidas.

En cambio un tipo de componente alimenticio que sí que nos ayudará es la fibra, la cual es una mezcla de sustancias de origen vegetal que no se absorbe en su paso por nuestro intestino, y que nos ayudará a controlar la glucemia al evitar sus elevaciones bruscas después de comer. Los alimentos ricos en fibra pueden ser los cereales integrales, los frutos secos, las legumbres, las frutas o las verduras.

Recomendaciones nutricionales en caso de diabetes

En casos de diabetes, lo mejor es seguir una serie de sencillas recomendaciones que no son otras que:

  • Comer varias veces al día, empezando con un tipo de desayuno saludable, el cual nos asegure un aporte de energía suficiente y necesario para afrontar el día con garantías.
  • Deberemos restringir todos aquellos azúcares de absorción rápida, como pueden ser los zumos de fruta, los dulces y la repostería entre otros.
  • Deberemos intentar consumir alimentos con hidratos de carbono de absorción lenta, los cuales producen una elevación más suave de la glucosa en sangre. Este tipo de carbohidratos son los que están presentes en las legumbres, en las patatas y en la pasta entre otros. Del mismo modo, es altamente recomendable consumir alimentos ricos en fibra como las verduras.
  • Otro aspecto importante es reducir las grasas y limitar todos aquellos alimentos que sean de origen animal. Tendremos que intentar encontrar el equilibrio, ya que un poco de grasa en cada comida hará que ésta sea más sabrosa y al mismo tiempo, nos estará ayudando a controlar el hambre. Para ello, podemos optar por usar grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva o el aguacate.
  • Otro punto importante es evitar el consumo excesivo de huevos, tener un consumo moderado de alcohol, y vigilar el tipo de bebidas que ingerimos y si éstas son azucaradas o no.
  • Por último, deberemos evitar cocinar con ingredientes como la mantequilla o el aceite de girasol, usando preferiblemente el aceite de oliva.
Envíos en 24/48 horas
Valoraciones de nuestros clientes