Dermocosmética para embarazadas

Dermocosmética para embarazadas

Ahora que por fin habías encontrado la rutina perfecta para cuidar de tu piel y cabello, vas a vivir la aventura del embarazo y durante al menos un año vas a vivir muchos cambios físicos y hormonales que afectaran a tu cuerpo y también a tu bebé. Es el momento de replantearte de nuevo tu rutina dermocosmética.

Vamos a ver cuáles son las claves para combatir los problemas de piel más habituales durante el embarazo y a descubrir qué productos no van a ser perjudiciales para nuestro bebé sin dejar de cuidar la piel de la futura mamá.

La tirantez y rotura de fibras es el mayor enemigo de la piel durante el embarazo, sobretodo en el abdomen y los senos, las dos zonas que sufren un mayor aumento. Por eso, uno de los objetivos más importantes durante la gestación debe ser procurar tener la piel siempre bien hidratada, de este modo combatiremos las temidas estrías. Por otro lado, y debido a los cambios hormonales, otro de los enemigos más comunes para las futuras mamás son las manchas en la piel.

QUÉ DEBEMOS EVITAR

En primer lugar vamos a recordar algunos de los componentes que toda mujer embarazada debe de evitar y que forman parte de muchas rutinas diarias. Aunque suelen ser perjudiciales en dosis altas, nunca está de más buscar alternativas más naturales.

Es común que las cremas antienvejecimiento contengan retinol que puede ser perjudicial para el feto en los primeros meses de gestación. Muchas cremas para la estimulación de la circulación, anticelulíticas, para la piel de naranja o contornos de ojos, contienen cafeína, componente que se debería de evitar tanto en la dermocosmética como en la dieta.
Finalmente tampoco son aconsejables el mentol y el alcanfor, comunes en bálsamos labiales y anticelulíticos. 

Si antes habitualmente utilizamos aceites esenciales, ahora debemos tener en cuenta que son otro de los productos de la lista a evitar. Aunque muchos de los aceites esenciales utilizados en dermocosmética estén diluidos en un aceite portador para no impregnarlos directamente sobre la piel, estos son preparados para penetrar profundamente en la piel, por lo que están totalmente desaconsejados.

Finalmente también queremos recomendar evitar los productos con perfume ya que durante el embrazo la sensibilidad olfativa puede desarrollarse y podría causar molestias.

COMBATIR LAS ESTRIAS

Las estrías afectan a más de la mitad de las mujeres durante el embarazo. No existe una fórmula exacta para evitar las estrías, puesto que cada piel tiene una elasticidad y resistencia diferentes, pero si algunas indicaciones para combatirlas. 

El aumento de las hormonas como el cortisol y los estrógenos perturban el funcionamiento de los fibroblastos, esenciales para mantener la elasticidad de la piel, por ese motivo y como ya hemos comentado, una buena hidratación será esencial desde el primer momento del embarazo, sin esperar a que lleguen los cambios y durante varios meses después de haber dado a luz.

Podemos aplicarnos cremas o aceites hidratantes dos veces al día, insistiendo con un masaje en las zonas más propensas a las estrías, vientre, caderas, muslos y pecho.

Estos son algunos de nuestros productos favoritos para combatir las estrías durante el embarazo:

EVITAR LAS MANCHAS EN LA PIEL

Con los cambios hormonales del embarazo pueden aparecer manchas en la piel que reciben el nombre de cloasma (en cara) o melasma (en cuerpo) y que generalmente, desaparecen tras dar a luz. De nuevo, el aumento de estrógenos y progesterona son los culpables de que suceda esto por la mayor síntesis de melanina que puede producir que la piel se oscurezca.

Como para otros tipos de manchas en la piel el tratamiento más efectivo es la correcta protección de la piel a los rayos UVA y UVB con cremas con factor de protección SPF50. La aplicación de esta debe de ser veinte minutos antes de salir de casa y repetirse cada dos horas.

Por otro lado se desaconseja el uso de cosméticos despigmentantes, algunas sustancias no son recomendables y otras no cuentan con los estudios suficientes para asegurar que pueden utilizarse en mujeres embarazadas.

Algunos de nuestros protectores solares favoritos son estos:

PIERNAS PESADAS

Es posible que con el aumento de peso y el hinchazón general, te sientas incomoda y sientas que te pesan las piernas. En ningún caso se recomienda dejar de moverse, un paseo mínimo de media hora al día favorecerá la circulación y reducirá esa sensación. Te sentirás mejor aplicando agua fría y cremas relajantes realizando un masaje de pies hasta muslos. Debes vigilar sobretodo que la crema que utilices no contenga cafeína.

Estos productos pueden ayudarte a sentirte mejor, eso si, el Spray Circulatorio Pranarom no se recomienda durante los primeros seis meses de embarazo.

CUIDADO CAPILAR

A diferencia de la piel, y debido también a los cambios hormonales, el cabello de muchas mujeres embarazadas suele transformarse y mejorar notablemente su aspecto y crecimiento. Esto sucede por la secreción de estrógenos y el aumento del volumen en sangre a la vez que por la nueva dieta que suelen seguir las futuras mamas.

En cambio para otras mujeres el embarazo puede venir acompañado de un cabello sin vida y la caída repentina de este ya que también es común que pueda debilitarse debido a la falta de proteínas y el estrés o nervios. En muchos casos también esta caída del cabello se nota tras el parto.

Sobre todo para este segundo grupo de mujeres que necesitan reforzar sus cuidados capilares, recomendaremos productos a base de vitaminas y minerales, evitando medicamentos como el minoxidil:

Todos los productos que hemos recomendado en este blog no son perjudiciales durante el embarazo y recuerda que, mimarte y cuidar de ti, en todos los aspectos, es cuidar de la salud de tu bebé.

_______

Si tienes cualquier duda o consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Nuestros expertos de atenderán a través del chat online, el teléfono o whatsapp 608720844 o el mail info@satisfarma.com

Deja una respuesta

* Nombre:
* e-mail: (No publicado)
   Web: (URL webhttp://)
* Comentario
Introduce el código