Avene

Al hablar de Avène, lo hacemos de una bonita historia que tiene su origen en un pequeño pueblo del sur de Francia. El antiguo y pintoresco pueblo de Avène está situado en el valle del Orb, justo en el corazón del Parque natural de la región del alto Languedoc. En esta región la naturaleza está por todos lados y aquellos curistas que se encuentran allí, están rodeados de un entorno reservado. Allí la vegetación es exuberante y cuenta con un clima equilibrado donde predomina el sol.


 


La historia de Avène empezó en el año 1736, con la cura del caballo del Marqués de Rocozel, el cual padecía de un prurito muy tenaz, el cual mejoró después de haber realizado varios baños. A partir de ahí, fue cuando se descubrieron las virtudes calmantes y desensibilizantes del Agua Termal de Avène.


 


Algunos años más tarde empezaron a reunirse en el valle del Orb, concretamente en el manantial de Santa Odile, y en el año 1871 toda América se maravilló de las virtudes de esta agua termal, la cual fue utilizada para tratar las quemaduras del incendio de Chicago, y en el 1874 el Manantial fue declarado de interés público.


 


Avène siguió creciendo hasta que en el año 1990 se crearon los Laboratorios Dermatológicos de Avène, y ya en el año 2010 confirmaron su puesto como líder internacional, con una Estación Termal de Avène que acoge más de 2600 curistas al año.


 


La Estación Termal de Avène


Los diversos tratamientos termales cotidianos que se llevan a cabo en la Estación Termal de Avène siempre bajo control dermatológico, comprenden cuidados comunes a todas las patologías y cuidados complementarios a nivel individual.


 


La Estación Termal de Avène fue inaugurada en el año 1990 y posteriormente en el año 2004 fue ampliada. Actualmente cuenta con una arquitectura perfectamente integrada en el paraje del manantial natural de Sainte-Odile, donde cuenta con los más modernos equipamientos y tratamientos. Además, en ella se ofrecen también programas educativos y de información, para ayudar a todos los pacientes que acuden a ella, para maximizar los múltiples beneficios que la cura termal ofrece.


 


Avène, una marca comprometida y solidaria


Tanto para proteger a todos sus pacientes como para preservar su entorno, los Laboratorios Dermatológicos de Avène se comprometen a seguir una serie de garantías que demuestran todos los valores de esta marca especialista para las pieles sensibles.


 


El Agua Termal de Avène se forma en el corazón del Parque Natural Regional de Haut-Languedoc, el cual cuenta con un entorno vigilado y perfectamente preservado.


 


Del mismo modo, Avène se asocia con grandes acciones de la Sanidad Pública, tanto en Francia como en el resto del mundo, y por ello la marca Agua Termal de Avène acompaña diversos proyectos solidarios demostrándolo cada día mediante nuevas colaboraciones. Para destacar una de sus múltiples acciones, mencionaremos que Avène se apoya en la competencia de HandiCapZéro, para ayudar a aquellas personas invidentes y discapacitadas a aportarles una información completa sobre todas sus gamas de producto.


 


Productos destacados de Avène


El primer producto a destacar de Avène no puede ser otro que Avène Agua Termal, la cual está directamente extraída del manantial, y por tanto conserva todas sus propiedades que calman nuestra piel, la desensibilizan y la suavizan, calmando las irritaciones. Es ideal en todos aquellos casos de rojeces, de irritaciones, después de quemaduras solares etc.


 


También encontramos Avène Antirojeces Día Crema Hidratante, mediante la cual conseguiremos reducir y prevenir el enrojecimiento de aquellas pieles más sensibles. Además, cuenta con un factor de protección solar SPF30.


 


Otro producto a destacar es Avene Cicalfate+ Crema Reparadora, la cual posee propiedades reparadoras y antibacterianas las cuales conjuntamente nos ayudarán a reparar nuestra epidermis evitando al mismo tiempo los problemas bacterianos, y será ideal tanto en adultos, niños y bebés.


 


El siguiente producto del que queremos hablar es de Avène Cleanance Gel Limpiador, el cual no contiene ni jabón ni parabenos, y será el encargado de purificar y regular nuestra piel de forma eficaz, siempre respetando su pH natural. Con este gel conseguiremos eliminar con suavidad las impurezas de nuestra piel, regulando el exceso de sebo gracias a su contenido de Monolaurina.


 


Por último, queremos destacar Avène Aceite Solar SPF30, un fotoprotector especialmente diseñado para todas aquellas personas que quieran proteger su piel de las radiaciones UVA y UVB, al mismo tiempo que consiguen un bonito bronceado, uniforme y duradero.